Para recibir por correo electrónico las convocatorias y novedades, rellena tus datos pinchando aquí.

C.P. SAN CARLOS BORROMEO
C/ Peironcely, 2 (28053 MADRID)
Tf. 914778578 Fx. 914778399
Móvil: 676058347
E-mail: sancarlos@borromeo.e.telefonica.net
Perfil en Facebook

Apoyos recibidos:

Número de firmas individuales sólo a través de esta web: 8284

Mensajes recibidos: 4099. Publicados: 2396

Página número 168

Leer anterior -Leer siguiente
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81 82 83 84 85 86 87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144 145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168169 170 171 172 173 174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202 203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231 232 233 234 235 236 237 238 239 240

ILDEFONSO PUERTA PUERTA.- La identificación permanente de conservador y católico, y políticamente derechas y católico, es algo que ensombrece el verdadero mensaje de Jesucristo. Yo soy católico practicante y de izquierdas, comulgo los domingos y apoyo todos los actos en solidaridad con los oprimidos y los marginados, esa es la Iglesia que yo creo la de los pobres, rezo ante el santísimo pidiendo ayuda a Dios Nuestro Señor para que el mundo sea más solidario y fraterno. Pero todos estos pasos que me reconfortan, me llenan de profunda tristeza cuando puedo presenciar que aquellos que convierten el evangelio, la buena noticia, en su vida diaria dando todo lo que tienen a los pobre y marginados son sancionados por nuestra Iglesia, pero dijo Jesús que os persiguirán en mi nombre. El mejor premio para estos encomiables sacerdotes en su profunda labor religioso y espiritual (si espiritual son profundamente católicos) es el apoyo de los excluidos, del pueblo de los oprimidos. En esta nuestra España y en Madrid son la voz de los sin voz. Apoyo sin condicionamientos con mis oraciones y con mi labor político social a los sacerdotes que propagan la verdadera comunidad de los creyentes en el nazareno
flor.- Esta es la iglesia de Jesucristo, no la de los príncipes de negro y púrpura, yo creo en Dios pobre y obrero, creo en esta forma de ser y hacer de estar al lado de los hermanos. Si Jesús estuviera aquí estaría en San Carlos Borromeo.
Mª Angeles Martin Cordero.- Mi sorpresa es que esto pueda darse en la Iglesia de Jesús, no se que pensar una vez mas ante estas situaciones donde los pobres no cuentan. Esta regresión a encasillar en Trento al pueblo que camina por vivir la Buena Noticia a los pobres, nos urge a tomar posturas denunciantes, animo a que sigamos haciendolo, recibid mi apoyo y cercania. Mª Angeles
Luis.- Desde la Isla de la Reunión, en el medio del Océano ?ndico mi apoyo más solidario. Desde la distancia no se como puedo colaborar pero si teneis una idea, solo teneis que decirmela. Luis P.D. Esta no es la Iglesia que hay que cerrar; la Iglesia que hay que cerrar es la de los oligarcas que están instalados en la opulencia de Ciudad del Vaticano. ¡AMÉN!
Herminia.- la verdad y coherencia siempre hace daño, a los que ostentan el poder, pero aunque ellos tenga el poder, nunca podrás destruir lo que se ha venido haciendo durante estos 27 años de compromiso. lo único que me apena es que no haya mas Carlos Borromeos.
Mercedes Reverte.- Frente al poder de la reacción de la jerarquía eclesial en Madrid y en el Vaticano, un grupo de hombres de buena voluntad hacen lo que dicen y dicen lo que creen, que es el mensaje de Jesús. Porque yo también apoyo a los marginados, a los que sufren, a los que tienen sed de justicia y a los que se acercan sin boato, sin lujos, sin dogmas ni manipulaciones a los hombres y mujeres que los necesitan, os envío mi apoyo, junto con mi agradecimiento. Un abrazo
Maribel.- Sois un ejemplo de dignidad. Me siento orgullosa de vivir cerca de vosotros. Un besito
Enrique Bienzobas.- Da igual ser creyente que no. Cuando acudes a San Carlos Borromeo ves la entrega y la solidaridad, ves "una forma de vivir y de pensar", como dice Enrique de Castro, ves algo que está infinitamente más cerca del ejemplo de Jesús que esa jerarquía cada vez más gorda para pasar por el ojo de la aguja y que encima se cree poseedora de la Verdad. Con local o sin local, con jerarquía o sin jerarquía, una parroquia es una comunidad de gentes, que sólo se puede disolver si ella quiere. Si no es en ese templo tendrá que ser en otro lugar, lo "sagrado" lo lleva la propia comunidad. Salud y adelante.
Eva.- Quisiera manifestaros mi apoyo y mi repulsa a la decisión del Arzobispado de clausurar vuestra parroquia. No me considero creyente, pero respeto enormemente a aquellos/as que son capaces de luchar por vivir según sus creencias, los/as que demuestran todos los días con su forma de vivir quienes son ("por sus acciones les conocereis"). Pero el poder es el poder, e intentará aplastar toda aquella iniciativa que salga de sus margenes. La historia se repite una y otra vez. Como os he dicho no soy creyente, pero admiro al que considero uno de los grandes revolucionarios de la historia; y una vez más lo quieren crucificar. Esta vez aquellos que lo ponen como estandarte para la consecución de sus objetivos, para seguir en el poder, aquellos que vanalizan su nombre, sus enseñanzas, su camino. Me queda una esperanza, cerraran locales, parroquias, censuraran libros, textos ..... da igual, no podrán con la verdad. Gracias, por servirnos de ejemplo.
S. Iborra.- Ya se perdió mi fe en el Catolicismo hace demasiado tiempo, mi fe en ese Cristo mortificado año tras año en monótonas procesiones. Ese Cristo que asumió nuestras culpas, y nos transcendió ya nada me dice. Pero el lado humano de Jesús, su solidaridad, su humanismo, aun sigue vivo en mí, aun me dice algo. Por eso quizá vuestra pequeña revolución, sea la mecha de nuevos cambios que hagan recuperar la esperanza a los que como yo, creíamos que el cristianismo es algo más que repetir los mismos rituales una y otra vez, hasta olvidar su significado, su sentido. Ojalá este sea el inicio de una revolución pacífica que ponga patas arriba la Cúpula de esa Iglesia Católica conservadora, amiga del poder más que del Pueblo, llena de mercaderes e hipócritas. El Obispo podrá derruir vuestro templo, si le place, pero nunca acabará con vuestra Iglesia, porque ya dijo Jesús :“Donde dos o más están reunidos en mi nombre allí estoy en medio de ellos» (Mt 18,20). En fin, mucho ánimo y gracias por vuestra lucha, por haber ayudado tanto a la gente de nuestro barrio, y por hacer vivo el Evangelio. S. Iborra
Leer anteriores -Leer siguientes

Apoyos de grupos, asociaciones, partidos, colectivos, etc (pinchando se accede al texto de apoyo):